"No me representan"

A MIS HERMANAS QUE NO SE SIENTEN REPRESENTADAS
Ayer en el #Tetazo nos expusimos. En la calle, con una horda de hombres mirando, burlándose, juzgando. Nos expusimos: en tetas o en remera, gordas o flacas, viejas o jóvenes, trans o cis. Todas mujeres.
Desde un colectivo que pasaba, una mujer nos gritó: “No me representan”.
Frase recurrente, hecha hashtag, que se usa para abrir o cerrar juicios de valor sobre las que nos manifestamos.
Hoy te pregunto, mujer-anónima-no-representada ¿quién te representa?
¿Tu marido, cuando te “ayuda” (en el mejor de los casos) con las tareas de cuidado?
¿La tele y las revistas, cuando te muestran solamente cuerpos perfectos, mujeres decorado y hombres que no dejan hablar a sus colegas mujeres?
¿La iglesia, cuando te explica que la mayor virtud femenina es ser casta, pura y obediente?
¿Tu jefe, cuando te paga menos que a tus compañeros varones y te pregunta si pensás quedarte embarazada para ver si te contrata?
¿Tu médicx o tu enfermerx, cuando te grita “te abriste de piernas, ahora bancatelá” durante el trabajo de parto?
¿Los hombres, cuando te aplauden y felicitan porque vos sos "una mujer de verdad, una dama" cuando decís que sos "femenina, no feminista"?
¿Tu escuela secundaria, cuando define cómo tenés que ir vestida para no “provocar” a tus compañeros varones?
¿La publicidad, cuando te muestra cantando y sonriendo mientras limpiás inodoros?
¿Tu novio, cuando te hace rabietas porque salís con escote?
¿Tu psiquiatra, cuando te receta antidepresivos antes de que abras la boca?
¿Las películas de Disney, cuando te enseñan que las princesas se quedan esperando a que alguien las rescate?
¿El Estado, cuando te encarcela si decidís abortar y te abandonda si decidís ser madre, cuando no te escucha si denunciás violencias, cuando te castiga por defenderte?
Pero vayamos a lo importante. El FEMINISMO te pregunta: ¿POR QUÉ QUERÉS QUE TE REPRESENTEN? ¿Por qué esperar a que otrxs hablen por vos? Podés alzar la voz o callar, mostrar las tetas o no mostrarlas, ser madre o no ser madre, depilarte o ponerte ruleros en las axilas, “arreglarte” o “dejarte estar” (es decir, hacer lo que se te cante con TU cuerpo), salir a la calle sin miedo a las 3 de la mañana o quedarte en tu casa leyendo.
EL FEMINISMO TE CONVOCA: No esperes a que te representen. Tramemos juntas la próxima estrategia. Nadie mejor que otra mujer para entender desde dónde hablás.
Vení a la próxima reunión, a la asamblea, a la calle. Vení a parar el 8 de marzo.
Regalanos tu presencia. Presentate, contános quién sos y por qué estás o no de acuerdo. Presentanos tus ideas.
No somos infalibles. Tenemos aciertos y errores. Necesitamos tu opinión y queremos escucharte. Te estamos esperando.
María José Albaya
08/02/2017



Ninguna forma ideal -ni siquiera la noción de amor libre- podrá colmar las expectativas de felicidad duradera ("para toda la vida") de dos o más que se aman, así como ninguna convención, rito o regla aprobada ante testigos podrá sujetar por completo al anárquico movimiento de los corazones. 


Osvaldo Baigorria

(una postura)


Puedo ser más insensible, más remota y boba de lo que ves.

Puedo brillar más, descollar rutilantemente, sacarme brillo, pulirme y encandilar.

Pero lo que realmente quiero es ser yo de una vez.

Yo.

Sin vueltas ni culpas.
Sin rodeos.
Sin importar quién esté cerca.
Sin vergüenzas.

Yo, todo el tiempo.
Yo, natural y espontáneamente.

Sin caretas.

siendo atea (parte I)



"Si la única cosa que mantiene decente
 a una persona es la expectativa de una
 recompensa divina entonces, hermano,
 esa persona es un pedazo de mierda."

sobre género

8 de marzo, fecha que como fecha es solo un día del año, pero en 1908, debido a tanta opresión e injusticia, cientos de obreras textiles habían decidido luchar por sus derechos tomando la fábrica, y murieron incendiadas en ella. Esta lucha continúa y esta cruel realidad que encarnamos todos sigue siendo tan hostil y aberrantemente injusta con las mujeres y con todxs quienes no pertenecemos al género dominante y protagonista: el masculino. Protagonista. En este mundo lxs demás somos personajes secundarios o menos, invisibilizadxs.
En cuanto ser mujer no hallo mucho para festejar. En primer lugar, no me considero a mí mujer: nunca me sentí identificada con un montón de prácticas que se les atribuye, la verdad pienso que puede ser una etiqueta de tantas más que nos ponemos entre nosotrxs lxs seres humanxs, cosas de las que nos convencen. En fin, me di cuenta de que desde que nací el Estado, la sociedad, mi familia etc. me dijeron que soy mujer y aún no entiendo qué es eso de ser mujer; me impusieron, no me propusieron, el ser mujer. Yo quisiera haberlo elegido, y no fue así, por ende, hasta que no elija algo (y creo que no es necesario) me siento muchísimo mejor simplemente siendo yo. Soy yo. Siéndome lo más libre y mejor que puedo. Esa es mi manera de serme y desde ahí, es decir mi aquí, aclarando que estoy aquí, quiero decir lo que voy a decir.
Otra razón para no festejar (más adelante diré otras que sí me provocan celebrar) tiene que ver precisamente con esa realidad aberrante que encarnamos todos los días. La violencia en todas sus formas persigue y hostiga solo por haber nacido con un aparato reproductor y no otro. Tan solo en un año en el mundo, solo por ser mujeres, matan a decenas de miles. El negocio del secuestro y la trata de personas escupe más de 32.000 millones de dólares por año en manos de gente sin humanidad, ni escrúpulos, y de codicia insaciable. De las que son secuestradas, vendidas y esclavizadas laboral o sexualmente el 80% son mujeres. Vivimos en un mundo anti-mujer, altamente misógino, que nosotrxs mismxs construimos cada día con todo lo que somos y con todo lo que dejamos ser. Desde las propagandas, las cosas que les decimos a lxs niñxs, lxs juguetes que se fabrican y les compramos, las cosas que decimos, las bromas que hacemos, desde estas y otras formas de violencia simbólica, que puede ser sutil, imperceptible (pero muy efectiva como instrumento de condicionamiento mental, opresión y dominación) desde ahí y pasando por todas las formas de herir psicológicamente y físicamente, por los distintos roles que impuestos a mujeres les coartan derechos ignorando e invadiendo su privacidad y libertad, y llegando hasta el horror de las violaciones y el femicidio, el secuestro, la esclavitud y la explotación. Todas estas realidades golpean directamente no solo a las mujeres sino también a todxs aquellxs que no pertenezcamos al género hegemónico, el masculino.
No estoy diciendo que los hombres no sufran, estoy diciendo que hay una segregación y un "trato especial" para con todxs lxs que no somos hombres heterosexuales, una gran discriminación que nos obstaculiza mucho más injustamente y que tiene que terminar; como todas las formas de discriminar tenemos que hacerla desaparecer aunque esté presente en tantos sitios, aunque nosotrxs mismos la encarnemos conscientemente o en contradicciones inconscientes.
El hacer chistes y/o utilizar para insultar términos que refieren a una identidad de género denota que quien lo hace piensa que es ridículo o inferior o malo por ejemplo ser mujer o gay; y esas pequeñas cosas que muchos dejamos pasar conforman esa cultura machista que nos mantiene reproduciéndola hasta que no nos decidamos y actuemos. El machismo está presente en todxs nosotrxs, fuimos criados en esta sociedad, hemos aprendido a naturalizar muchas cosas, debemos abstraernos y ser autocríticos. El capitalismo es una de las bases que sostiene toda esta discriminación pero no pienso que fuera de él no pueda estar presente. El machismo también opera dentro de otras ideologías políticas, muchas veces personas contrarias al capitalismo y/o adeptas a un pensamiento de izquierda, con sus prácticas reproducen el machismo más sórdido.
Yo no me considero mujer y valoro enormemente el trabajo, la lucha y todo lo que tienen que soportar las mujeres que deciden ponerse de pie y decir ¡Basta! También nosotrxs, lxs pertenecientes a otrxs identidades: gays, lesbianas, bisexuales, trans, hombres, heterosexuales, (¡todxs!) que sienten visceralmente la necesidad de hacer algo, de detener esta violencia y borrar estas diferencias y persecuciones, a todxs lxs que de diferentes formas van a contracorriente aunque sea un poquito, a todxs lxs que dan tanto y a muchxs que lo dan todo, todxs ellxs sí me hacen sentir que este puede ser un día para festejar algo y más importante aún, que en el día a día, sin discriminar el día, está la realización de nuestros sueños de libertad plena. Eso es lo que festejo, a todxs lxs que luchamos (mujeres que no luchan, no. Je, no las celebro en cuanto sólo conforman la reproducción y fortalecimiento de la idiosincrasia machista, como mínimo. Vendrían a ser parte de lo que puse primero, lo que lamento: la violencia que sufren) porque lo sufrimos, y en esto incluyo a hombres heterosexuales (que sé que los hay y tengo el placer de conocer algunos) que también lo sufren, que sufren la existencia de tanta injusticia y misoginia y sexismo, y en eso demuestran que ellos no se suben a ese tren desde donde piensan que somxs distintxs, rarxs o peores por no ser varones. Tren en el que van miles y miles de personas de todas las identidades de género, lamentablemente. Como decía, lo sufrimos y queremos hacer algo. Ese algo por más pequeño que sea, no es prescindible. Quisiera poder sentir que hago mucho, pero es que hago poco. Alguito es, al menos, supongo. Reflexionemos y discutamos estos asuntos. Con todxs lxs que podamos de nuestro entorno. Aunque pensemos que no le gustará o interesará, saltemos esa valla de prejuicios y le digamos: ¿Vos qué pensás de...? :) El solo plantearlo a la mente no es poco, es el principio.
Para finalizar expongo una opinión más, acerca de lo que podemos proponernos como el fruto de esta lucha. Lo digo y es sólo cómo lo veo yo, mi deseo: para mí el objetivo es lograr ser otro tipo de sociedad, que las sociedades del mundo sean de tal forma que las discriminaciones desaparezcan, donde podamos cada uno ser plenamente, respetados todos, que a nuestras posibilidades y derechos no les corten las alas, ni una sola pluma, donde podamos vivir sin ser rechazados ni cuestionados ni perseguidos por tener la identidad de género que deseemos tener.
Y una propuesta: abrirnos y pensar en todxs lxs sectores como receptores de nuestros discursos y planteos. Pensar y discutir nosotrxs es importantísimo y así también lo es pensar en cómo llegar incluso a aquellxs que puedan parecer totalmente desinteresadxs. Es urgente sobretodo llegar a ellxs, no sólo denunciarlxs por su machismo, lograr que contemplen aquello que aún no han podido ver, lograr que se autocuestionen ellxs mismxs, es el desafío.

9 de marzo de 2014

punto de partida

(a path?¿...) 


Y tal como fui siempre no me considero ninguna poseedora de ninguna certeza definitiva.
Soy consciente de que en este momento sufro el mundo (el que creo concebir, el que concibo y el que está ahí-aquí a mi alrededor) y que eso en sí mismo es real, y que es de una manera, y de que nadie jamás podrá sentirse igual, y menos al mismo tiempo. Es espacial también, e indiscutiblemente material tomando en cuenta las neuronas e impulsos eléctricos concretos en medio, y además, de todo mi cuerpo.
Como digo, dejando de lado el análisis, ya que sólo es dable mirar a través de ese lente con cierta abstracción y siempre teóricamente, sufro el mundo en tiempo real, en todas direcciones y dimensiones, analógicamente, creo, y constantemente (experiencia inasible a cualquier humano incluida yo: jamás atraparé la misma sensación en un momento posterior).
Entonces, parada desde esta impresión que no considero mejor, peor o siquiera conmensurable con lo qué y cómo particularmente ocurre en otros, y que oso en llamar mi punto de vista, mi opinión acerca desde dónde siento que soy...
…digo que algo pienso, ahora, ahorita. Muchas cosas con las que me identifico, muchas otras que se superponen y colisionan germinando dudas como estrellas en una nebulosa. Otras que creo muy posibles pero con las que no me identifico. Muchas que son contradictorias en determinada manera, dependiendo el caso. Varias de las que estoy segura, que son quizá la contradicción más grande: lo primero que dije es que no me considero poseedora de certeza alguna. Y decidí dejar siempre un espacio, o como mínimo las puertas abiertas, a todas aquellas posibilidades que probablemente existen aunque ahora yo no las pueda contemplar cara a cara, aunque no pueda tener prueba de su existencia o siquiera la más remota posibilidad de imaginar la manera en la que se dan.
Y lo que pienso ahora no es más que lo que pienso ahora. Ni menos. Soy y deseo ser todo lo libre que puedo en mi pensamiento. Para nosotras las seres humanas (de todas las fundamentaciones que puedo dar acerca de referirme a la totalidad de la especie en género femenino, cuando hay un montón, doy solo 3: a- en esta lengua solo es posible indicar masculino y femenino, b- deseo quebrar la historiquísima costumbre de usar el masculino para este caso, y c- mayoría de mujeres en planeta “Tierra”) condenadas al funcionamiento de la neocorteza, esta libertad como mínimo es un derecho, que de todas formas una ejerce de última más o menos conscientemente, con mayor o menor grado de opresión operante invasora.
Existo, y entiendo y percibo mi existencia, mi transcurrir, de cierta manera (mi forma de ver la vida, ahora), y eso es real así, en este momento, inasible en otro punto del tiempo, y legítimo para mí al menos; hasta que deje de ser real, hasta que deje de ser legítimo, ¡hasta que deje de ser! y sea otra u otras cosas, cambie, se imbrique, se desintegre, se fusione, se olvide, se pasen 2 nanosegundos después de que yo haya escrito esto o de que vos lo hayas terminado de leer.

qué demonios es este blog?

Buenas y santas, gente. Básicamente, y para ser breves, cayeron en un blog político. No de partido político, ni de campañas políticas; no. Un blog político, de política, sobre política, hecho desde la política, pero sobre todo del mejor intento de pensamiento crítico y reflexivo que soy capaz.
Sí, cargado de filosofía y mirando constantemente hacia la historia (no a la oficial precisamente). A través de la memoria, en todas direcciones: pasado, presente y futuro. Tratando de a la vez llegar y partir de la diacronía, sirviéndome de la sincronía de cuando en cuando.
El resultado mismo de tanta reflexión acerca de diversos hechos me mueven ¡me conmueven! a la escritura, a la expresión, al desarrollo y la germinación inevitable de ideas, y es todo eso lo que podrán apreciar por aquí, en "Yo pienso que... Huellas de un camino de nunca acabar" En fin, que el blog no es más que eso, las marcas que van quedando en un camino que no se termina. La reflexión crítica, la autoexploración, y la exploración de esta realidad no se terminan, yo opino.
Quién soy? Me pregunto, también. Por lo pronto diré que soy esa Confusa Constante que yerra por este mundo pensando, pensando mucho en todo lo que se le atraviesa. Aquello que la trascienda fundamentalmente con seguridad merecerá una espacio en Yo pienso que...
Porque soy así desde que tengo memoria (y aun esto puede ser cuestionado), siempre Confundida, siempre Curiosa... Dispuesta tanto a cuestionar como a considerar argumentos; optando por el debate antes que por la imposición de ideas; en estas líneas consumo el acto de dar nacimiento a una idea que rondaba en mi mente desde hace mucho tiempo: darme a la tarea de sistematizar mis pensamientos políticos, sus contradicciones, sus ambigüedades, sus confusiones, trazar los mapas con sus bifucarciones, y todo esto sin vergüenza (creo que llegó la hora de desnudarme de vergüenzas, de una vez). Sinceramente pienso que no haber alcanzado el conocimiento absoluto sobre algo, no tener una única postura fija, no pensar siempre que se tiene la razón, no son cosas por las que avergonzarse. Y muy por el contrario, yo estoy muy orgullosa de todo ello.


Orgullosa Confusa Curiosa Constante